Aplicación de colirios y pomadas


Colirios

Para instilar un colirio correctamente sigue los siguientes pasos:
Lavarse las manos
Inclinar la cabeza un poco hacia atrás
Estirar el párpado inferior hacia abajo
Instilar una gota en el saco conjuntival (cavidad entre el párpado y el ojo)
Si dudas si ha entrado, instilar una segunda gota
Parpadear un poco para que el medicamento se distribuya por todo el ojo
Para evitar su absorción sistémica y frenar su eliminación se puede presionar la zona del saco lagrimal durante un minuto
En caso de utilizar más de un colirio, esperar 5 minutos para aplicar el segundo
Si el colirio en forma de suspensión, remover antes el frasco

Pomadas

Se aplican igual que los colirios, en el saco conjuntival, en una cantidad equivalente a dos granitos de arroz
Instilar siempre primero los colirios y luego la pomada

Casos difíciles:
Bebés:

Estirar el bebé, hablarle dulcemente, enseñarle algo que le llame la atención y hacer que mire hacia su frente
Aprovechar este momento para instilar una gota en el ojo
Como último recurso, poner la cabeza del bebé hacia un lado, instilar una gota a nivel de lagrimal y en el momento que abra los ojos poner la cabeza recta para que entre la gota al ojo.

Personas mayores:

Si le tiemblan las manos, apoye la muñeca de la mano que sujeta el frasco encima de la que tira el párpado inferior para ganar estabilidad.

This post is also available in: CAT