Glaucoma

Conocer el glaucoma .

El glaucoma es una de las principales causas de ceguera en el mundo. Afecta a pacientes de todas las edades, y aunque está muy extendida, hay muchas ideas equivocadas sobre sus síntomas y las personas que la padecen.

1. Soy joven. Esto sólo afecta a personas mayores.

Falso . Cualquiera, desde bebés hasta ancianos pueden desarrollar glaucoma.

2. Cuida.

Falso . No hay cura para el glaucoma y puede desarrollar una pérdida gradual y irreversible de la visión. Si tiene tratamiento.

3. Hemos quedaré ciego para el glaucoma.

Falso . Hay tratamientos para controlar la enfermedad y retrasar su progresión.

4. Hay síntomas que me avisan.

Falso . El glaucoma es conocido como el ladrón silencioso de la visión, y puede progresar sin síntomas. Los pacientes pueden perder hasta un 40% de vista antes de descubrir que tienen glaucoma.

5. El glaucoma no es hereditario.

Falso. El glaucoma afecta a familias y tiene un componente hereditario. La probabilidad de sufrir un glaucoma de ángulo abierto, es de 4 a 9 veces superior si hay antecedentes familiares.

¿Qué es el glaucoma?

Es una neuropatía óptica crónica progresiva que cursa con alteraciones específicas del campo visual y daño característico detectable de las fibras del nervio óptico y la papila y su principal factor de riesgo es la elevación de la presión intraocular.

Para entender cómo la presión intraocular puede afectar, vamos a ver primero cómo funciona el ojo.

El ojo funciona como una cámara. La parte anterior del ojo está cubierta por un tejido transparente: la córnea . El iris se abre y se cierra, como el diafragma de una cámara, regulando la cantidad de luz que entra por la pupila. El cristalino enfoca la luz sobre la retina , que, como si fuera una película, registra las imágenes luminosas. La retina envía estas imágenes a través del nervio óptico , el cerebro. La entrada del nervio óptico dentro del ojo es lo que llamamos papila óptica .

La parte anterior del ojo, el espacio formado entre la córnea y el iris (cámara anterior) está llena de un líquido llamado humor acuoso , que es lo que ayuda a mantener la presión normal dentro del ojo, impidiendo que se colapse el globo ocular como un globo sin aire. El cuerpo ciliar producen constantemente este líquido que es drenado a través de la malla trabecular . De tal manera que tan de líquido se forma como líquido sale del ojo

Para que aparece el glaucoma?

El glaucoma se produce o por un incremento en la producción del humor acuoso o por un drenaje inadecuado del mismo. Alas horas la presión del ojo sube, comprimiendo las paredes internas del globo ocular, las fibras nerviosas y los vasos sanguíneos del nervio óptico que pueden ser deteriorados. De ahí que la transmisión de las imágenes visuales al cerebro se ve alterada. Esto conlleva un deterioro de la visión.

Tipo de glaucoma.

No todos los glaucomas son iguales. A pesar de que los oftalmólogos son capaces de diagnosticar varias decenas de glaucomas diferentes, desde el punto de vista práctico en distinguiremos unos cuantos, los más freqüents.No todos los glaucomas son iguales.
A pesar de que los oftalmólogos son capaces de diagnosticar varias decenas de glaucomas diferentes, desde el punto de vista práctico en distinguiremos unos cuantos, los más frecuentes.
1.- Glaucoma congénito:

Se produce como consecuencia de un desarrollo defectuoso de las vías de salida del humor acuoso. Durante las primeras semanas o meses de vida, el niño presentará un lagrimeo y fotofobia (no es capaz de mantener los ojos abiertos cuando hay luz). La córnea va perdiendo transparencia y se ve blanquecina. Simultáneamente, el ojo, como consecuencia del aumento de presión en su interior, va aumentando de tamaño. Hay que tener especial cuidado con los niños que tienen los ojos mucho más grandes que el resto de los niños de su misma edad, especialmente si les molesta mucho la luz.

2.- Glaucoma crónico de ángulo abierto:

Es el más frecuente de todos los glaucomas, ya que supone aproximadamente las tres cuartas partes de los que se diagnostican. Se produce por el deterioro progresivo del sistema de eliminación del humor acuoso, que de una forma natural se produce con la
edad, pero que en este caso se exagera hasta perder la capacidad de mantener una cifra normal de presión intraocular. La enfermedad se presenta de una forma muy lenta, sin producir síntomas que la persona que lo padece sea capaz de detectar.




3.- Glaucoma agudo o de ángulo cerrado:

Esta forma de glaucoma es la más conocida porque se presenta bruscamente con mucho luto oro y una repentina disminución de la visión, con visión de halos de color alrededor de las luces y, incluso, causa sensación de náuseas, vómitos, etc. Se produce por el cierre brusco de las vías de eliminación del humor acuoso, como consecuencia de la forma especial del ojo de estas personas. El ángulo del ojo a través del cual se debe eliminar este líquido es excesivamente estrecho y es posible que, en determinadas circunstancias, las paredes de este ángulo se pongan en contacto y obstruyan completamente el paso. Esto trae como consecuencia la rapidísima elevación de la presión y el intensísimo dolor (dolor de clave).
¿Cómo se diagnostica el glaucoma?
Las revisiones oftalmológicas periódicas que habitualmente se realizan con carácter anual para la detección del glaucoma incluyen las exploraciones siguientes:

1.- Tonometría o medición de la presión intraocular.

2.- Oftalmoscopia o exploración del fondo de ojo. Se realiza para comprobar si existe algún tipo de daño en el nervio òptic.

3.-Paquimetría: mide el grosor de la córnea utilizando un instrumento ultrasònic.

4.- Gonioscopia. Sirve para comprobar, en caso de sospecha de glaucoma, a qué tipo pertenece.

5.- Campimetría o exploración del campo visual. Esta prueba no se realiza rutinariamente. Es imprescindible para confirmar el diagnóstico y establecer el tratamiento adecuado. Por esta razón, se realiza cuando la tonometría o la oftalmoscopia hacen sospechar al oftalmólogo que la enfermedad ya se encuentra en la fase inicial o cuando tiene dudas serias y necesita confirmar el diagnòstic.

6.-OCT. La alteración fundamental del glaucoma es la disminución anatómica y funcional de la capa de fibras nerviosas de la retina. El OCT nos permite estudiar tanto de forma cuantitativa como cualitativa de los cambios estructurales que se producen en esta capa a nivel de la retina peri papilar. También nos da información morfométrica y topográfica del estado de la cabeza del nervio óptico. La población de riesgo con una mayor probabilidad de sufrir glaucoma es la que tiene antecedentes familiares de glaucoma, personas de edad avanzada, personas con diabetes o sometidas a tratamientos prolongados con corticosteroides o personas que padecen enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, estas personas deben hacerse revisiones periódicas.

Observando la progresión del glaucoma.

Una vez las pruebas han terminado, y se le ha diagnosticado un glaucoma, su oftalmólogo puede observar la progresión de la enfermedad por medio de fotografías del nervio óptico hechas con una cámara especial, y repitiendo las pruebas de campimetría y OCT. También puede determinar la progresiva excavación de la papila que indica el mal continuado por la presión intraocular alta. Sin embargo, su oftalmólogo puede apreciar cambios en los vasos sanguíneos de la papila, siendo este otro signo de progresión del glaucoma. Su oftalmólogo le marcará la frecuencia en que debe ser controlado.

Sin embargo, puede hacer mucho para proteger su vista haciéndose revisiones regulares, especialmente si tiene más de cuarenta años. El glaucoma no tiene cura pero puede ser controlado por su oftalmólogo gracias a visitas regulares y al uso de medicamentos prescritos por él. La detección precoz y el tratamiento son la única manera de prevenir la pérdida de visión.

Cómo tratar el glaucoma crónico?

Las posibilidades de tratamiento son más numerosas cuanto más precozmente se realiza el diagnóstico. De ahí la importancia de las revisiones periódicas, ya que al ser una enfermedad asintomática, nuestra única oportunidad de descubrirla en fases iniciales es insistir en este punto.
El tratamiento de esta enfermedad se basa en tres conceptos fundamentales: – Normalizar la secreción del humor acuoso. – Facilitar la evacuación por la malla trabecular o por la vía uveoescleral. – Proteger las células retinales y, como consecuencia, las fibras del nervio óptico, para mantener el campo visual. El tratamiento del glaucoma pasa por dos etapas:

1.- Tratamiento médico con varios fármacos, según las características de cada paciente. En los casos más leves, es muy probable que la enfermedad se mantenga bajo control con la utilización de colirios hipotensores oculares. Estos colirios se aplicarán una o varias veces al día, según la prescripción del oftalmólogo, y mantenerse indefinidamente.

2.- Tratamiento quirúrgico Existen dos modalidades de cirugía: la realizada con láser y la intervención quirúrgica propiamente dicha. Tratamiento láser (trabeculoplastia) . En el glaucoma crónico, el láser, aplicado en la zona que se encuentra obstruida y que impide el paso del humor acuoso, permite mejorar la salida, por lo que disminuye la presión intraocular. Esta técnica es muy útil en los pacientes que no toleran la medicación o en los casos en que nos vemos obligados a suprimirla por los efectos colaterales. También se recomienda en aquellos pacientes en los que, a pesar del tratamiento médico, no conseguimos mantener la presión intraocular en los límites de la normalidad. Las posibilidades del tratamiento láser son limitadas. Por un lado, es poco eficaz en los jóvenes y, por otro, en los casos graves, su acción suele ser insuficiente.
La ventaja del tratamiento láser es que es poco traumatizante, pero la desventaja de estas técnicas es que no se pueden aplicar a todos los tipos de glaucoma. Intervención quirúrgica (trabeculectomía) . Es la técnica quirúrgica de elección para aquellos casos diagnosticados en fases muy avanzadas o cuando se ha fracasado con el tratamiento médico o la cirugía láser. La operación consiste en la creación de una nueva vía de salida para que el humor acuoso abandone por esta el globo ocular y se mantenga así la presión en límites normales, o bien, según la técnica de esclerotomo profunda no perforante, dejar una pequeña lámina interna, sin tener que perforar el globo. Esta técnica permite una rápida rehabilitación del paciente. Actualmente hay muchas otras técnicas quirúrgicas: de menor agresividad a mayor agresividad quirúrgica tenemos:

  • MiGs (cirugía de glaucoma mínimamente invasiva)
  • implantes de Drenaje subconjuntivales: implantes con o sin sistema valvular

Paralelamente, en muchas técnicas se utilizan sustancias que impiden la cicatrización y que limitan la capacidad del ojo de cerrar la fístula. Las más utilizadas son el 5-fluorouracilo y la mitomicina-C. Sea cual sea el tipo de tratamiento, debemos recordar que el proceso requiere una vigilancia y seguimiento de nuestra presión intraocular, del campo visual y del estado del nervio óptico.

Tratamiento del glaucoma agudo.

Es la segunda forma más usual de la enfermedad. Sol a darse en una situación de emergencia. Se puede perder la visión de forma irreversible a menos que se normalice la presión intraocular con medicación y cirugía (iridotomía con láser o iridectomía quirúrgica). También se le conoce con el nombre de glaucoma de ángulo estrecho o de ángulo cerrado debido a que el ángulo formado por el iris y la córnea se estrecha tanto que las estructuras obstruyen la malla trabecular, quedando bloqueados los conductos de drenaje, y la presión intraocular sube a niveles muy altos. Un ataque de glaucoma agudo normalmente aparece sin aviso y, a diferencia del glaucoma crónico, va acompañado de síntomas, afectando inicialmente a un solo ojo . Son síntomas comunes el dolor en el ojo y la cara, visión borrosa, percepción de halos dolor de cabeza y también vómitos y vascas. < b> iridotomía con láser. Previamente se le administrará medicación con colirios, oral o quizás intravenosa para normalizar la presión temporalmente. es una técnica con la que por medio de un láser yag se realizan pequeños orificios en el iris, permitiendo así el paso de humor acuoso de detrás del iris en la cámara anterior. Deberá poner la barbilla sobre una lámpara de hendidura. Deberá estar muy quieto y tranquilo. De esta manera facilitará a su oftalmólogo el enfoque del láser sobre el punto exacto a tratar.

Prevenir otro ataque agudo.

Si ha tenido un ataque agudo de glaucoma en un ojo, puede ser que lo tenga al otro ojo. Es probable que se le recomiende realizar una iridotomía preventiva al ojo bueno. La iridotomía con láser prevé daños posteriores, pero no puede restaurar la visión que se haya perdido durante el ataque agudo.

This post is also available in: CAT